29 abril, 2018

Ofiucus Asciende


Título: Ofiucus Asciende
Título en inglés: Thirteen Rising
Autora: Romina Russell
Saga: Zodíaco #4
Editorial: Del Nuevo Extremo
Páginas: 368
Precio: 16,90€
Sinopsis: Después de los trágicos eventos de Estrella Errante, Rho ha quedado devastada, rota y confundida. Se está ahogando en el dolor y cuestionándose si ya puede confiar en las personas más cercanas a ella. El maestro ha sido desenmascarado. Con sus seres queridos en peligro y todas las estrellas puestas en su contra, ¿puede la joven Guardiana de la Casa del Cáncer reunir la fuerza para seguir luchando? ¿O encontrará su némesis en un Maestro cuya ambición no conoce límites?






MUCHAS GRACIAS A LA EDITORIAL DNX POR EL ENVÍO DEL EJEMPLAR

¡Hola, hola! Espero que estéis disfrutando a tope del puente, yo he aprovechado para apalancarme en la cama, con un Cola Cao en la mesilla, y leer y leer hasta quedarme frita. Y entre medias, escribir un poquito por aquí. Así que hoy os traigo la reseña de la parte final de Zodiaco: Ofiucus Asciende. Tengo taaaanto que contaros de este libro que se me apelotonan todas las ideas en la cabeza y no consigo ordenarlas, ¡pero voy a intentarlo!

Rho no es la misma de siempre. Tras los acontecimientos que ha vivido, se ha convertido en un ser desconfiado y roto. No confía en nada y en nadie y, más apaleada y hastiada que nunca, busca poner fin a todo lo que la rodea para poder descansar en paz...

Bueno, bueno, bueno... En mi opinión, esta historia es la mejor de la saga. Os puedo asegurar que no me viene ningún otro libro a la cabeza que tenga un inicio tan intenso como éste, pero es que encima el ritmo no decae en ningún momento. Desde el primer momento que lo empezamos es imposible parar de leer: cada página engancha más que la anterior, haciendo que la historia sea completamente adictiva y se torne en una montaña rusa de emociones que juega con nuestros pobres corazoncitos. La autora no da tregua entre tantos sucesos, cada cual más fuerte que el anterior y, por ese motivo, el ritmo del libro, cargado de mucha acción, aventura y tensión, es frenético.

Si bien una de mis quejas principales durante los dos primeros libros ha sido sobre los personajes, hoy me quito el sombrero ante Russell. Aunque en Luna Negra se iba cociendo esta notable mejora, es en esta entrega cuando se convierte en uno de sus puntos más fuertes. La evolución psicológica de Rho es INCREÍBLE y muy real. Nos encontramos con una Rho que, cansada de tantísimo dolor, ha creado una coraza protectora a su alrededor que la cambia completamente. Por ende, se vuelve más calculadora y previsora, trazando y llevando a cabo planes en secreto para conseguir sus propósitos.  Y evidentemente esto afecta a la relación con sus seres queridos... Por ello, el resto de personajes secundarios, como Hysan, Nishi o Mathias, aunque no los disfrutamos tanto como en las anteriores entregas, se tornan más vitales que nunca en la lucha por la supervivencia del Zodiaco.

Otro de los motivos por el cual he disfrutado como una niña pequeña la psicología de los personajes porque Russell nos deja conocer más en profundidad a Ofiucus y al Amo. Personalmente, me parecen unos ¿villanos? muy bien construidos, movidos por unas circunstancias y decisiones que te hacen comprender su forma de actuar. Es decir, no "son malos" porque sí, porque les ha tocado ese rol, no. Actúan en base a unas creencias que están ahí, justificándolos. Así que reitero que los personajes es de lo mejor de la historia, tienen una profundidad y una complejidad muy rica y bien trabajada que los hace únicos e inolvidables.

Sin embargo, algo que me ha puesto de muy mal humor es la cantidad de muertes que hay, hasta un punto que las considero innecesarias, llegando a sentirlas como un recurso para mantener la trama de la coraza de Rho durante unas páginas más. ¿De verdad era imprescindible matar a TANTA gente? No pido un final feliz para todos ellos, ¡¡pero muchos se lo merecían!!

Respecto a la ambientación, sigue en la línea de los libros anteriores: maravillosa. Russell ha creado meticulosamente todo un universo lleno de detalles: conocemos y entendemos su historia, su política, los distintos entornos y sus culturas, sus modas, su arte, etc. El trabajazo y la imaginación que tiene se ve a la legua, poco más se puede decir de este Señor Punto. Así, en mayúsculas.

Voy a echar mucho de menos al Zodiaco. Es cierto que al principio la personalidad de Rho me sacaba de mis casillas, pero la evolución tanto de ella como de la historia es tan impresionante que ha convertido a la saga en una de mis favoritas. Considero Ofiucus Asciende como el mejor de los cuatro libros, con un final que se hace poco porque, aunque es un cierre perfecto para la historia, deja con ganas de saber qué pasará a partir de ese punto. Pero lo interpreto como una una buena señal,  porque significa que la saga ha calado hondo, ¿no creéis?


No hay comentarios:

Publicar un comentario